Todos somos capaces de trabajo excelente

León Velázquez | Octubre 14, 2019


A menudo nos conformamos con un trabajo de baja calidad porque subestimamos nuestra capacidad de crear un trabajo excelente.

Photo by Alexander Dummer on Unsplash

La excelencia en el trabajo depende de la crítica constructiva. La habilidad de recibir y ofrecer retroalimentación es lo que permite la mejora continua; genera momentum, productividad e impacto. Nunca es demasiado temprano para aprender este arte.


Hace unos años, el autor y educador Ron Berger realizó un video donde comparte un proyecto que realizó con estudiantes de primaria para desarrollar en ell@s la confianza por crear trabajo excelente, mediante el prototipaje.


Lo hace a través de la historia de Austin: un estudiante de primer grado, con el encargo de hacer un dibujo científico de una mariposa.


El profesor muestra progresivamente a los estudiantes seis versiones del dibujo. En cada uno, les orienta para dar una crítica amable, específica y útil para que Austin mejore su resultado.


El progreso desde el borrador primitivo a la excelente versión final, es un mensaje imperdible y poderoso para l@s aprendices, pero también para nosotr@s como padres, madres y guías:

a menudo nos conformamos con un trabajo de baja calidad porque subestimamos nuestra capacidad de crear un trabajo excelente.

Los pasos para un trabajo excelente


1. Haz un primer prototipo de baja calidad.


Pasar de la idea en la cabeza a una primera versión primitiva en papel, en Legos, en barro, en Power Point. El medio no importa, lo que importa es poderlo sentir (ver, tocar, oler, probar, oir) para poderlo retroalimentar.


2. Solicita y escucha la retroalimentación.


Una vez que la idea existe en el mundo real, ya no es tuya. Entender esto es lo más importante para que sea más fácil atreverte a pedir retroalimentación. No estás solicitando una crítica a tí como persona, sino a ese prototipo que existe. Sí: el prototipo existe por tí, pero no eres tú. Esto se dice fácil, pero pedir y recibir la crítica requiere mucho valor.


Ayuda recordar que la retroalimentación es un regalo. Nadie tiene la obligación de dedicarte su tiempo. Si alguien lo hace, agradécelo. Aunque no te guste y estés en desacuerdo, agradece el regalo; ya verás qué haces con él.


3. Haz un nuevo prototipo.


Integra la retroalimentación que consideres oportuna. No estás obligad@ a aceptar el regalo que te hicieron. Tómalo en cuenta para entender mejor la otra perspectiva, pero toma lo que creas que mejorará el prototipo. Construye un nuevo prototipo y...


4. Repite desde el paso 2.


Confía en el proceso. Trabajar con mentalidad de prototipaje parece ineficiente, pero paradójicamente es una forma más rápida de mejorar porque incorpora perspectivas a las que no tienes acceso si no pides la retroalimentación.


Con crítica y apoyo, tod@s somos capaces de mucho más de lo que imaginamos.


Vé el video "La historia de la mariposa de Austin"


Acton Academy Monterrey es la primera microescuela Acton Academy en México, afiliada a la red líder mundial de aprendizaje autodirigido.


Recibimos nuev@s héroes continuamente, cada seis semanas.


La admisión es un proceso selectivo para asegurar que las familias que ingresan comparten nuestr@s valores y cultura.


Más información: https://www.actonacademymty.com/enrollment

Rio Hudson 322

Col. del Valle 

SPGG MÉXICO 6622O

 

hola@actonacademymty.com

Tel: (+52) 811O488523

 

 

© 2O2O by Acton Academy MTY