top of page

Spark. Year 3 | Session 4 |Week 3

"El instinto más grande de los niños es precisamente liberarse del adulto"

- Maria Montessori


La tercera semana concluyó, dejándoles a los sparks un sinfín de conocimientos.


El lunes durante reading time surgieron algunas dudas en cuanto al vocabulario en un libro, por lo cual pusimos a su alcance el navegador, resultando en una experiencia increíble y motivándolos a seguir con su lectura y despejar sus dudas. La gran sorpresa fueron las nuevas preguntas que se generaron sobre cómo aplicar correctamente las palabras dependiendo de su significado. Un ciclo positivo de conocimiento y exploración.




En el desarrollo del Quest, el corazón se volvió el personaje estelar de la semana, comenzando con una réplica que construyeron y funciona bombeando aire a su interior. Conocieron sus características: ubicación, peso, cuántas cámaras tiene en su interior y el proceso que hace para intercambiar sangre oxigenada y sin oxigenar.






La sangre, un fluido importante en este quest, se hizo presente en el estudio… ¡Pero no se asusten! Solamente fue el proyecto que mantuvo a la tribu muy entretenida el martes. Plasma, células blancas y rojas, así como las plaquetas fueron simuladas en una botella, para después hablar de tipos de sangre y tener “pacientes” listos para una transfusión.



El jueves de Pijama Day pasaron un día muy cómodo en el estudio. Durante quest time el pulso se aceleró, ya que la frecuencia cardíaca y la presión arterial fueron los temas a discutir.




A partir de esta semana diariamente se asignan tareas identificadas con ocho diferentes badges: lunch leader, studio master, core skills manager, traffic chief, entre otros. Cada uno con tareas específicas dentro del estudio que les permite utilizar sus habilidades sociales: liderazgo, responsabilidad y capacidad de trabajar en equipo, haciendo de las tareas diarias algo más que una rutina y volviendo esto en una oportunidad para probar todas sus habilidades y reconocer también sus áreas de oportunidad.


Las guías fuimos testigos de que María Montessori conoce a la perfección el desarrollo del niño, "La alegría, sentir la propia valía, ser apreciado y amado por otros, sentirse útil y capaz de producir, son factores de gran valor para el alma humano." Con un ambiente preparado y la confianza puesta en ellos, el aprendizaje se da de manera natural y con gran armonía.








Comments


bottom of page