top of page

A los Sparkovery Heroes...



Cada mañana al llegar y prender las luces del estudio, comenzamos a revisar que todo esté preparado. Mesas limpias, sillas listas. Papelería lista, lápices con punta, todos los materiales Montessori en orden. Temperatura adecuada, plantas regadas. La arena para las letras de lija lista y las letras en orden. Todas las canastas con sus nomenclaturas en orden. Tapetes sacudidos y enrollados. El ambiente está listo. Las guías estamos listas.


Uno a uno comienzan a llegar. Juegan y comparten todo lo que vivieron el día anterior. Organizan juegos cargados de creatividad. Qué maravilla ser un niño.


La tarea más importante de la guía es estar ahí sin hacer notar su presencia. Observamos y hacemos anotaciones, tratando de permanecer invisibles ante sus ojos.


Estas semanas noté algo. Hay plantas que han crecido mucho. Plantas que están en una maceta que les empieza a quedar pequeña. Siguen creciendo, siguen dándole belleza al estudio, las seguimos regando y cuidando, pero poco a poco la maceta les está quedando más pequeña. Qué coincidencia tan grande que las plantas que más están creciendo son la de los “Sparkoveries”.



Cuando comencé mi preparación como guía, veía maravillada los materiales. Me imaginaba a Maria Montessori haciendo sus observaciones pensando en que todo era a base ensayo y error para crear cada uno de esos materiales que día a día nos aportan conocimiento.


Pero ¿cómo sabía la Doctora Montessori que era momento de cambiar?, ¿Cuál es el mayor indicador de éxito?, ¿Qué te dice que están listos?. Estas preguntas dan vueltas en mi cabeza.

El currículo Montessori les da bases firmes para afianzar conocimiento, el método les ofrece la autonomía e independencia necesarias para conquistar lo que se propongan y todo esto sumado a sus personalidades tan únicas, sus habilidades y destrezas les permitirá llevar el aprendizaje autodirigido con mucho éxito, conquistando cualquier reto que tengan enfrente.


Mi mentora en su momento me dijo: trata de preparar a los niños y en cada generación busca encender en ellos una luz que brille toda su vida. Sus palabras se quedaron grabadas en mi mente, pero hoy las siento en mi corazón.


Terminé mis estudios como guía y recibí el llamado de Acton Academy Monterrey. Mi Hero’s Journey me trajo hasta aquí y empecé una historia con los Spark Heroes.



Desde que comencé mi travesía por Spark el nombre del estudio resonó en mí, encender esa “chispa” en ellos y dejar que la llama perdure a través del paso de los años es mi motivación. Hoy los Spark Heroes, el ambiente y las Guías despedimos a esta generación de Sparkoveries. Están listos para adentrarse a las aventuras que un nuevo estudio tiene para ofrecerles.



Van llenos de ilusiones y con altas expectativas en lo que el nuevo estudio les ofrecerá.

Alzamos nuestras manos para decirles adiós y los abrazamos con el corazón.


¡Están más que listos y en su nueva aventura les deseamos lo mejor!



Comments


Acton Academy
Blog

bottom of page