IALDS_accreditation_web_seal_square-150x
comiteecologicointerescolar logo-ecologi
  • facebook-logo-button
  • instagram
  • LinkedIn - Black Circle
  • message-closed-envelope

📍Río Hudson 322, Del Valle, 66220

San Pedro Garza García, N.L., México

📧 hola@actonacademymty.com

📞 811 048 8523

Optimismo en tiempos difíciles



«Eran los mejores tiempos, eran los peores tiempos, era el siglo de la locura, era el siglo de la razón, era la edad de la fe, era la edad de la incredulidad, era la época de la luz, era la época de las tinieblas, era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperación, lo teníamos todo, no teníamos nada, íbamos directos al Cielo, íbamos de cabeza al Infierno; era, en una palabra, un siglo tan diferente del nuestro que, en opinión de autoridades muy respetables, solo se puede hablar de él en superlativo, tanto para bien como para mal».

(Charles Dickens, Historia de dos ciudades (Traducción de A. de la Pedraza)


Nuestros hijos crecen y nos reímos de sus juegos. Admiramos cómo aprenden y celebramos sus logros. Pero volteamos al teléfono, leemos sobre la violencia y la corrupción en la ciudad, en el país, en el mundo, y nos embarga el miedo. Nunca habíamos tenido tanto que perder.


Es difícil mantenerse optimista en un entorno así. Amenazas por todos lados; locales, nacionales, globales. Amenazas de todo tipo; económicas, físicas, de salud.


Sin embargo nunca hemos estado mejor como sociedad. De acuerdo con Neil deGrasse Tyson en su podcast con Russell Brand (citando a Steven Pinker), vivimos en la época más pacífica en la historia de la humanidad. La probabilidad de morir a manos de otra persona es cada vez menor: en las guerras de la antigüedad tu tribu tenía que eliminar a más de la mitad de la otra tribu para ganar su territorio. En contraste, en la Segunda Guerra Mundial el número de muertos por país fue un porcentaje mínimo de "su tribu". A pesar de eso, murieron una cantidad impresionante de personas: 1,000 cada hora durante los años de la guerra, lo que no se compara con los números de la infame violencia actual, enervante como la es.


Habrá que practicar la paciencia. Para no perdernos el momento presente, habrá que tener calma y respetar la velocidad de mejora del mundo. Así como respetamos la velocidad de aprendizaje de un colaborador en la oficina o de nuestros hijos. Porque es verdad: "vivimos en los peores tiempos y vivimos en los mejores tiempos". Sin duda quisieramos ir más rápido. Pero estamos mejorando. Y como le digo a mis hijos: "si es difícil, está bien; significa que estas aprendiendo."


Mantengamos el optimismo y sigamos trabajando para mejorar el mundo, aunque no vaya a la velocidad que quisiéramos.


De otra forma, nos perderemos el mejor de los tiempos.


¿Te gusta lo que lees aquí?

Suscríbete a la newsletter aquí



Acton Academy Monterrey es la primera micro-escuela en México, afiliada a Acton Academy, líder global de aprendizaje autoguiado por los aprendices.


Nuestra admisión está abierta todo el año y es un proceso selectivo. Nuevos aprendices pueden entrar al inicio de cada sesión (aproximadamente cada seis semanas).


Los estudios de nuestros aprendices son sagrados, por lo que las visitas están reservadas a familias que completan la audición.


Si piensas que somos la escuela perfecta para tu familia, responde este breve quiz.

13 vistas