IALDS_accreditation_web_seal_square-150x
comiteecologicointerescolar logo-ecologi
  • facebook-logo-button
  • instagram
  • LinkedIn - Black Circle
  • message-closed-envelope

📍Río Hudson 322, Del Valle, 66220

San Pedro Garza García, N.L., México

📧 hola@actonacademymty.com

📞 811 048 8523

¿Porqué aprendemos mejor en grupos pequeños?



Muchas personas todavía creen que las escuelas con muchos niños son las mejores. Creen que de esa forma aprenden cómo es el mundo real y que el estudiar en grupos de decenas de niños, desarrolla sus habilidades sociales. Esto supone un mundo en el que las cualidades que se valoran son obedecer y encajar. Sin embargo, estas creencias no están justificadas: el mundo actual valora personas con habilidades interpersonales, capaces de aprender por sí mismos y con la perseverancia para lograr sus objetivos.


Estas son tres razones por las que los grupos pequeños propician el desarrollo de estas habilidades.


En grupos pequeños, los niños se conocen.


Cada mañana pueden reunirse en círculo con la única intención de compartir cómo se sienten.


¿Thumbs up, thumbs down o thumbs in the middle?

Cada quien tiene el tiempo para expresar porqué se siente así y además, tiene la atención de sus compañeros. Esto desarrolla sus habilidades interpersonales y su inteligencia emocional, incluyendo su empatía, cooperación, negociación, liderazgo y conciencia social.


En grupos pequeños, lo niños aprenden unos de otros.


Esto, aunado a que el grupo sea multiedad, es el entorno perfecto para desarrollar las competencias de aprendizaje auto dirigido y para toda la vida. Estos aprendices no esperan las respuestas de los adultos, de sus jefes, políticos o líderes religiosos. Ellos saben que las respuestas están en otros aprendices como ellos y en los libros que leen y que discuten entre ellos, en los momentos del día determinados para eso.


En grupos pequeños, los niños aprenden a su ritmo.


No hay necesidad de que los más adelantados en cierta materia esperen al resto. Tampoco hay necesidad de que los más atrasados tengan que avanzar a pesar de que sólo entendieron parte de lo que tenían que aprender. En grupos pequeños (siempre y cuando los aprendices dirijan su propio aprendizaje) cada niña y cada niño aprende a perseverar, practica la paciencia y aprende a pedir ayuda para dominar los conocimientos que necesita para seguir avanzando en su camino. Todos se conocen, se respetan y desarrollan relaciones auténticas y de confianza; relaciones que no hay tiempo ni espacio para desarrollar en grupos grandes.


Conclusión


La creencia de que los grupos grandes son mejores para los niños viene de la experiencia propia. Es normal creer que lo que vivimos es la mejor forma (o la única forma) de cómo funcionan las cosas. Sin embargo es importante estar abiertos a las señales y darnos cuenta de que el mundo en el que nuestros hijos viven es diferente al nuestro.


Es nuestra responsabilidad habilitarlos para florecer en este mundo nuevo que no valora la capacidad de obedecer ordenes ni de encajar en un grupo grande de personas, sino todo lo contrario: valora la capacidad de pensar críticamente, resolver problemas complejos y liderar el cambio.

8 vistas