¿Cómo evaluar sin exámenes?

León Velázquez | Octubre 17, 2019


Hasta que aprendí a valorar la crítica y la retroalimentación es que realmente empecé a crecer.

Photo by Dima Pechurin on Unsplash

Los examenes obstaculizan el aprendizaje. Entrenan a los niños a buscar incentivos externos y a no fallar, lo que se contrapone con una mentalidad de crecimiento (growth mindset).


Las escuelas tradicionales aplican examenes sin malas intenciones. Son la herramienta que conocen para saber si sus estudiantes van avanzando y comunicarlo a sus padres y madres.


Pero, si los examenes son negativos para los niños, ¿cómo evaluamos?


Lo que hacemos en Acton es usar herramientas de la vida real. Debido a que confiamos en nuestros pequeños héroes y creemos que nunca es demasiado temprano para que conozcan y practiquen herramientas sofisticadas de la vida real (adaptadas a su nivel, desde luego).


Es por eso que para evaluar, reemplazamos los examenes por las encuestas 360.

Las encuestas de 360 grados son un proceso utilizado en organizaciones maduras, a través del cual se obtiene retroalimentación de subordinados, colegas, supervisores y el propio empleado. Cuando aplica, puede incluir a sus clientes, proveedores y otros involucrados.


Se le llama 360 porque solicita retroalimentación sobre el comportamiento de un@ emplead@ desde una variedad de puntos de vista. De esa forma puede ser contrastada con la (más tradicional) evaluación por parte de su supervisor@ (y viceversa, del emplead@ al supervisor@).


Se han vuelto imprescindibles en organizaciones sofisticadas porque permiten desarrollar las competencias y comportamientos de los empleados a través de la retroalimentación.


¿Cómo aplicamos las encuestas 360 en Acton Academy?


Mira este video (1 min) donde varios héroes de Acton Main (en Austin) comparten lo que desearían que sus padres y madres supieran sobre las Encuestas 360 (también llamado, Full-Circle Feedback)


Los aprendices explican lo que se vive en Acton mejor de lo que puedo hacerlo yo y lo hacen parecer súper sencillo, aunque aprender a dar y recibir retroalimentación no es nada fácil. Por ejemplo, les comparto la experiencia de una madre de Acton Academy Mesilla Valley, la tarde después de que su hijo recibió los resultados de su Full Circle Feedback:


"Hoy se compartieron los resultados de las encuestas. Durante el fin de semana fue todo en lo que mi hijo podía pensar. Lo dejé en Acton y bajó del auto con cara seria.


No pasa nada, pensé. Le había ido muy bien durante la sesión. Logró insignias, se entusiasmó con la escritura, se divirtió con sus amigos, no hubo bullying ni drama social.


Pero al recogerlo, entró disparado al coche con los ojos llenos de lágrimas. La tensión de contener su frustración todo el día finalmente se rompió. Lloroso, expresó todo el camino a casa sobre lo injustas que fueron las encuestas. Fue directamente a su habitación y cerró la puerta.


Mi ego de mamá apareció y había un huracán en mi cabeza: ¿no hay una manera más fácil de aprender sobre uno mismo? ¡Este niño esta sufriendo con los comentarios negativos de sus amigos! ¿Qué pasa si no se recupera y no quiere volver a la escuela?


Yo solo quiero que sea feliz. ¿Por qué estamos haciéndolos pasar por estas encuestas desgarradoras?


Aproximadamente una hora después, salió de su habitación y dijo:


"Mamá, estoy bien. Los comentarios que recibí son correctos, simplemente no quería admitirlo. He sido demasiado poco sensible con mis compañeros. No he sido amable con algunos. No he ayudado a mi equipo con su trabajo.


"Sé que puedo hacerlo mejor y quiero hacerlo. Voy a trabajar para ser más amable y compasivo”.

Salió corriendo y jugó hasta la cena.


¿Mis reflexiones? Los niños son mejores en esto que nosotros.


Me tomé esta encuesta demasiado personal y me puse a la defensiva. No me detuve a reflexionar el poderoso aprendizaje que representa. Él, por otro lado lo hizo y gracias a eso, ahora será mejor".


Aprender a aprender


Qué diferencia con mi propia experiencia escolar que me enseñó a correr de las críticas lo más rápido y lo más lejos posible. Mi estrategia era siempre complacer y encontrar las respuestas correctas. Que nunca hubiera errores en mis tareas o examenes, nunca escuchar cómo mejorar.


Esto no me ayudó, ni en mis relaciones ni en la vida en general.


Hasta que aprendí a valorar la crítica y la retroalimentación es que realmente empecé a crecer.

Buscar y escuchar retroalimentación es uno de los comportamientos más importantes para aprender a aprender.


Es por eso que nuestros niños lo practican continuamente en Acton. Están en un camino de mejora continua y aprendizaje permanente.


Estar a la defensiva no será parte de ellos porque saben que eso los detiene.


Y los héroes eligen avanzar.


Adaptado del blog de Acton Academy Las Cruces


Acton Academy Monterrey es la primera microescuela Acton Academy en México, afiliada a la red líder mundial de aprendizaje autodirigido.


Recibimos nuev@s héroes continuamente, cada seis semanas.


La admisión es un proceso selectivo para asegurar que las familias que ingresan comparten nuestr@s valores y cultura.


Más información: https://www.actonacademymty.com/enrollment


Rio Hudson 322

Col. del Valle 

SPGG MÉXICO 6622O

 

hola@actonacademymty.com

Tel: (+52) 811O488523

 

 

© 2O2O by Acton Academy MTY